jueves, 24 de septiembre de 2015

Sin vivir en Nepal estamos atrapados

A las siete no hay casi nadie en las calles. La gente no visita, no transita, no sale, no camina en la noche, pocas veces verá la luna sobre el río. Las calles están semidesiertas, ni siquiera salen las "mariposas de la noche". Quizás uno o dos borrachitos en la esquina de Producthielo tirados en la acera. En realidad, no es tan importante si cierran más fronteras. De igual modo, sin vivir en Nepal, hemos quedado atrapados en la boca negra del pánico. Rusalca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario