lunes, 4 de julio de 2016

El soberano no perdona los errores.

Usted puede ser muy adorado y venerado por el soberano, pero si cometes un error garrafal, "adiós luz que te apagaste".  Eso ocurrió con 
Chávez al endosar su popularidad a quien hoy ocupa la Presidencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario