viernes, 26 de mayo de 2017

Constituyente Comunal y Fascismo

Constituyente comunal y corporativismo fascista, explicado para principiantes

25 Mayo, 2017
Por Prof. Ángel Américo Fernández, para Arenga Digital.
La publicación de las bases comiciales para la llamada constituyente comunal permite constatar sobre un tablero objetivo lo que ya se sospechaba de la “función latente”, a saber; que se trataba de una estrategia para horadar el principio del voto Universal y personalizado e introducir un voto sectorial, fragmentado y corporativo con el fin de cambiar las reglas de juego y perpetuarse en el poder siendo minoría.
El asunto nodal es que la Constitución vigente es un estorbo, una camisa de fuerza que le impide al déspota desplegar sus arbitrariedades, sobre todo su obstinada intención de no hacer elecciones libres, mantener en el limbo la Asamblea Nacional y gobernar por decreto con sello dictatorial.
Hasta ahora, en los discursos de connotados voceros del régimen como Elías Jaua, Aristóbulo Istúriz y Hermánn Escarrá, era explícito que pretendían saltarse en arrebato la consulta popular, pese a que invocan el “poder originario” como fuente de una Asamblea Constituyente. Para ello intentaron posicionar una matriz de opinión difusa para hacer pasar una mera iniciativa, en este caso presidencial prevista en el artículo 348 de la Constitución, por un asunto de fondo condensado en el poder de convocatoria para hacer emerger el poder originario que sólo lo tiene el pueblo como titular de ese poder, expresado en el artículo 347 de la Carta Magna, el cual se saltaron descaradamente y sin rubor alguno, muy conforme con ellos mismos en su naturaleza fascista.

Aristóbulo Istúriz:“El que toma la iniciativa dice cuáles son las condiciones”(4/0572017). Foto: El Pitazo.
Entonces Venezuela se encuentra abruptamente ante una situación de hecho, en la cual se pretende activar una constituyente triturando el derecho del pueblo a un referéndum consultivo, esto es, ser preguntado primero si está de acuerdo con una constituyente y, en segundo término, si aprueba las bases comiciales definidas para esos efectos. En consecuencia, se yergue como amenaza una constituyente impuesta, una trama de facto, agenciada desde el poder, una contradictio in adjecto con la concepción filosófica y jurídica del poder originario. Pero además representa un timo, una estafa, un acto fraudulento contra la nación, a contrapelo de la inteligencia del pueblo venezolano y de la Constitución.
Entre tanto, las bases comiciales dadas a conocer por la voluntad despótica, muestran un diseño departamental, comunal, sectorial y corporativo incardinado a la ecuación “con menos votos más diputados”, privilegiando más allá de la variable “territorio” a las organizaciones del “poder popular”, especialmente misiones, comunas y otras expresiones partisanas corporativas que son subsidiadas por el régimen y debidamente controladas y censadas con la data actualizada del carnet de la patria.

En este encuadre se observan elementos preocupantes, como municipios con mayor población que tendrían igual cantidad de representantes que municipios con menor expresión demográfica.
En ese caso, el voto individual y personalizado tendría menor capacidad electiva en ciertos ámbitos territoriales que en otros en un estudio comparado. Se observa aquí una jugada recursiva para compensar una minoría de la nomenclatura proponente en el poder. Además, hay un número de 176 constituyentistas que no se sabe cómo van a ser elegidos.
En todo caso, queda claro que la estructura departamental y sectorizada de la elección malogra seriamente el voto universal, directo y secreto consagrado constitucionalmente, introduce ruido y opacidad en las bases electorales, deja al desnudo un cálculo para un grosero ventajismo y pone en liza el país ante un envite de neto corte fascista, cuya “función latente” sería materializar la abolición de la Asamblea Nacional, acabar con elecciones libres para siempre, abrir paso a la dictadura y eventualmente instaurar el Estado comunal contemplado en las leyes socialistas; ergo, comunismo.

Colabora con este emprendimiento latinoamericano, todo aporte para nuestro periodismo independiente y glocal será bienvenido. ¡Formemos una arenga!

No hay comentarios:

Publicar un comentario